Archivos para 'Excursiones a brasil' Categoría

Travesía y excursiones a Brasil

Travesía de 12 mil km en jeep desde San Pablo hasta Maranháo, entre playas, dunas y reservas naturales.
Me quedaron grabadas para siempre las vivencias de una expedición de aventura que realicé durante 37 días desde San Pablo hasta Maranhao, en Brasil. Fueron 12 mil km, recorridos con un jeep troller T4.
El primer desafío apareció después de dejar atrás la sierra Fluminense y salir hacia el litoral: tras atravesar la región de los lagos del Estado de Río de Janeiro, no queda otra que superar la Barra do Furado y el Faro de San Tomé por tramos de arena muy blandos sobre la playa y con la marea subiendo. Ahí me maravillaron la Reserva Biológica de Comboios y las playas vírgenes, muy poco conocidas, de Itaunas, hasta alcanzar la playa de la Costa Dorada en el límite entre Espíritu Santo y Bahía.
Después de pasar por Carave-las, es posible seguir por senderos angostos hasta Trancoso y Porto Seguro. Después de continuar viaje en balsa en Aracajú y llegar a Pirambú, esperan más de 40 km de playa por la reserva natural de Santa Isabel. El paisaje se torna casi paradisíaco del otro lado del río San Francisco, ya que -hasta las aguas verdes de Mara-goji- toda la costa de Alagoas está copada por senderos, ríos y playas de una belleza espectacular.
Pasé Pernambuco, pernocté en Joao Pessoa y, al día siguiente, observé extasiado la desembocadura del río en el mar en Barra do Cunha. La calurosa Natal me recibió al cabo de muchas balsas, ríos, dunas, anchas playas de arena clara y de quedar encajado seguido con mi vehículo diesel. Mi itinerario siguió por la costa de Río Grande do Norte.
Un camino por la playa me permitió acceder al Estado de Ceará, pero, debido a las barrancas y las piedras que cubrían la arena, para poder seguir tuve que esperar dos horas a que bajase la marea. La demora fue un placer porque deslumhran el inmenso mar y la naturaleza desbordante. Sin dejar de andar con mucha precaución, las inmensas playas (la franja de arena alcanza hasta 400 metros de ancho) permiten transitar a altas velocidades entre CanoaQuebrada y Fortaleza. Hasta Jeri-coacoara, regodeé mi vista con los campos interminables de Cajú y Coco y los ríos, morros, lagunas y arenas muy finas de Lagoinha. Para ver más lugares turísticos de esta zona te recomendamos visitar este sitio.
Después de visitar las hermosas lagunas de la zona, me encontré con ríos de hasta un metro de profundidad para cruzar, tramos interminables de arena profunda y blanda y dunas de arena muy fina. El esforzado viaje tuvo su recompensa a través de los magníficos lugares que conocí en los parques nacionales Sierra de las Capivaras y Sierra de las Confusiones, pequeñas aldeas entre desiertos de arena, el Parque Nacional Chapada dos Veadeiros (en Goiás) y, por fin, la colorida y cosmopolita San Pablo.

Escrito por en Excursiones a brasil

One response so far