Archivos para 'Historia de Nueva Zelanda' Categoría

Los maoríes

Muy pronto, los maoríes supieron que su futuro estaba comprometido: disminuían lúmero, al mismo ritmo que los aumentaban y se hacían la tierra. Para remediarlo, cin-íta jefes se reunieron con un sentante británico en la bahía de Waitangi, otro lugar precioso que no debéis dejar de ver. Firmaron un tratado que los ponía bajo la protección de la reina de Inglaterra. A cambio, obtuvieron garantías de que se respetaría el poder de los jefes, la igualdad de los maoríes como ciudadanos y sus derechos sobre las tierras. Esto pasaba en 1840.
Los maoríes creyeron que aquel tratado los defendería frente a la rapacidad de los colonos. Pero éstos se hicieron con el gobierno de la colonia y comenzaron una sistemática ocupación de las mejores tierras, por compra o por expropiación, cuando los maoríes no querían vender.

Escrito por en Historia de Nueva Zelanda,Los maoríes

Sin Comentarios

Nueva zelanda 1860

Los cinco años de guerras (1860 1865) se saldaron con el triunfo británico, y los maoríes vivieron marginados hasta hace tres décadas, cuando su cultura y sus reivindicaciones cobraron nuevo impulso. Las presiones forzaron al Gobierno a crear en 1975 el Tribunal de Waitangi que reelaboró el Tratado y fijó indemnizaciones por todas las tierras que habían sido expropiadas injustamente a los maoríes.

Escrito por en Historia de Nueva Zelanda

Sin Comentarios

Arboles de nueva zelanda

Y es que yo soy «El Señor del Bosque», el más anciano de los nobles árboles kaurís de Nueva Zelanda. Me alzo 52 metros por encima del suelo, poderoso, sobrio, sabio, inmenso. He visto pasar la historia de Aotearoa bajo mis hojas: la llegada de Kupe, el desembarco de las canoas de la Gran Migración, el exterminio de los moas, la aparición de los europeos, la destrucción de los bosques, el expolio del pueblo maorí, la construcción de un nuevo país… Soy la memoria viva de esta tierra.

Escrito por en Historia de Nueva Zelanda

Sin Comentarios

Historia de Nueva Zelanda

Los jefes maoríes confiaron en que los británicos garantizarían la ley y el orden, pero ocurrió justamente lo contrario. Los colonos blancos llegaban en oleadas y exigían unas tierras que los maoríes se negaban a vender. Entonces recurrían a todo tipo de engaños y, cuando no, se las arrebataban por la fuerza, con la complicidad de las autoridades. La tensión degeneró en frustración, y los maoríes se levantaron finalmente en armas.

Escrito por en Historia de Nueva Zelanda

Sin Comentarios