Archivos para 'Lugares paradisiacos del mundo' Categoría

HOTEL ATLANTIS EN BAHAMAS

ATLANTIS
Los deseos de aventura y los sueños acuáticos cobran vida en Atlantis, el resort de playa más extravagante del mundo. El megacomplejo de entretenimiento, ubicado en Bahamas, en el límite norte de Nassau, Bahamas, es un lugar resplandeciente de imaginación donde la leyenda del continente perdido mencionada por Platón se convierte en una inesperada realidad.
Las dos torres principales y edificios adyacentes albergan 2,300 lujosas y amplias habitaciones, el casino más grande del Caribe y construido sobre el agua, con más de 980 máquinas tragamonedas y 78 mesas de juego. The Water Scape, el habitat marino más grande de la tierra cuenta con 11 millones de galones de agua dulce y salada en donde conviven cerca de 50 mil criaturas acuáticas pertenecientes a más de 200 especies. Sus 38 bares y restaurantes temáticos ofrecen una audaz visión del mítico imperio destruido posiblemente alrededor del año 1500 a.C. Un paseo entre los serpenteantes caminos exteriores llenos de selvática vegetación conducen a 11 lagunas de exposición, muchas de las cuales están iluminadas escénicamente con luces de fondo. Tal vez el emblema más extravagante de este megarresort es la réplica en tamaño natural de un templo maya, donde se instalaron los toboganes.

Escrito por en Lugares paradisiacos del mundo

Sin Comentarios

Vacaciones en Miami

SANIBEL, Miami:
Esta ciudad estadounidense no sólo está de moda por los eventos que ahí se realizan -o por lo atractivo que resulta la presencia de diversos artistas residentes de Miami-, sino también por sus paisajes naturales y la comunidad latina que le da ese ambiente festivo y nutre con su cultura a la ciudad.
Entre las bellezas naturales que brinda a los turistas destaca Sanibel y Captiva, islotes conectados por puentes ubicados al sudoeste de Florida, cerca de la costa de Fort Myers. Las playas se caracterizan por las hermosas conchas que ofrece a los coleccionistas de estos regalos de la naturaleza; sus arenas son finas y no son tan concurridas en comparación con otras playas de Miami.

Escrito por en Lugares paradisiacos del mundo

Sin Comentarios

VACACIONES EN CAYO AMBERGRIS

CAYO AMBERGRIS, Belice
La más grande de las islas beliceñas con 40 km de longitud (y 1.5 de anchura en sus secciones más amplias), ubicada en el litoral de Belice, es mucho más accesible al visitante vía marítima desde Belice; el traslado sólo dura 15 minutos, pero al llegar disfrutarás del espectáculo que brinda el mar al observar todos los tonos que ofrece.
Hace tiempo, Ambergris era una isla básicamente cocotera y pesquera, pero actualmente esta última actividad se ha convertido en un deporte. Al llegar al cayo podrás disfrutar de la playa de San Pedro, de donde salen diversas embarcaciones para practicar pesca deportiva. Otra de las atracciones de esta playa es su barrera de arrecifes donde tienes la posibilidad de bucear normal o con snorkel.

Escrito por en Lugares paradisiacos del mundo

Sin Comentarios

Vacaciones en Montelimar

MONTELIMAR, Nicaragua:

Se ubica a sólo 50 km de Managua, capital de Nicaragua. Montelimar es un centro turístico internacional donde se puede practicar windsurfíngy kayak. La playa es privada y pertenece a una reconocida cadena de hoteles.
Montelimar es de lo más atractiva, por la noche se encienden fogatas para ambientar las fiestas y, si lo prefieres, observar el cielo nocturno salpicado de estrellas. Otras playas cercanas a la capital nicaragüense son: Masachapa, Casares, La Boquita y Huehuete.

Escrito por en Lugares paradisiacos del mundo

Sin Comentarios

Areas turisticas de las islas mauricio

En sus áreas turísticas se practican deportes de playa, muy populares hoy en día entre los jóvenes. Abajo, los niños buscan moluscos entre las rocas de la costa, donde se guardan las lanchas de pesca.

Escrito por en Lugares paradisiacos del mundo

Sin Comentarios

Ecoturismo en Republica Dominicana

En el oeste, en la frontera con Haití, en cambio, casi no hay turistas. La montaña cubierta de vegetación se desploma en el mar. Los numerosos torrentes que descienden de la sierra de Bahoruco forman cascadas y piscinas en las que los niños nadan felices. La costa protegida del Parque de Jaragua se mantiene tan salvaje que las tortugas marinas ponen en ella sus huevos. Otros huéspedes fijos del parque -el más grande del país- son los flamencos, que llegan a miles para invernar. Desde septiembre hasta abril la laguna de Oviedo se tiñe de rosa, un espectáculo excepcional que se puede admirar desde la barca de Blanco, un ex pescador convertido al ecoturismo.
En la península de Bahoruco, Elena Nunciatini ha decidido apostar por la naturaleza del lago Enriquillo, que con sus 40 metros bajo el nivel del mar es el punto más bajo del Caribe. La depresión Salmastra es lo que queda de un brazo de mar que hace seis millones de años unía la bahía de Neiba con la de Port-au-Prince, en territorio haitiano. El paisaje es árido, un pedazo de sabana africana en la que vive la mayor colonia del mundo de cocodrilos americanos, diezmados en los años setenta para tomar sus órganos genitales, considerados una especie de Viagra avant la letre. Hoy sobreviven unos 200 ejemplares adultos que viven en el centro del lago, alrededor de la isla Cabritos. En esta llanura llena de cactus gigantes corretean libres las iguanas rinoceronte. Para encontrar los cocodrilos -«que no atacan al hombre», según palabras del guarda del parque- es necesario embarcarse al alba en La Azufrata, en la lancha de Elena Nunciatini. Esta mujer llegó a República Dominicana en un barco de vela hace 14 años, después de haberse dedicado a llevar turistas en barca a visitar los tramos más bellos de la costa, Elena vive desde 1996 en La Descubierta, un pueblo de la parte septentrional del lago, donde durante algún tiempo tuvo su cuartel general del indio rebelde Enriquillo. «Las únicos recursos de la zona son la agricultura de subsistencia y la pesca». Este año debería ponerse en marcha un proyecto de la Unión Europea para un desarrollo ecocompatible en el área que va desde lago Enriquillo hasta el lago Sumatre, ya en territorio haitiano. Mientras, junto a otras familias, hemos creado unos servicios mínimos de acogida turística, ofreciendo excursiones. En tres años, los visitantes han pasado de 3.000 a 11.000».
El ecoturismo puede convertirse en una oportunidad de desarrollo para las áreas rurales. Para dar una idea de la importancia económica de este fenómeno, basta con ver las cuatro empresas que operan en Jarabacoa. Todas ofrecen trekking en el Pico Duarte, paseos a caballo, raftting y otros deportes de aventura que atraen a 120.000 turistas al año, de los cuales, cada uno paga una media de 60 dólares por excursión. Un tanto por ciento se invierte en escuelas, centros médicos y servicios para la población. Para conquistar el techo del Caribe son necesarios un par de días a pie o, para los menos deportistas, a lomos de una muía. Se sale con una guía del pueblo de Ciénaga, se cruzan los campos de fresas, las plantaciones de café y los pastos para encontrar un paisaje parecido al de los Alpes. Dejando atrás cotorras y papagayos, símbolo del país, se entra en el reino de las rapaces, entre rocas escarpadas y torrentes transparentes. De esta montaña nacen una docena de los ríos más importantes de la República Dominicana. Sus aguas no contienen oro, como creía Colón, pero son igualmente preciosas.

Escrito por en Lugares paradisiacos del mundo

Sin Comentarios

Conocer lugares turisticos de Republica Dominicana

Fértil y exuberante, la República Dominicana goza de una mezcla de paisajes excepcional: flora, fauna e historia del Viejo y del Nuevo Mundo. En una superficie como Cataluña conviven el pequeño colibrí y el cocodrilo, 300 variedades de orquídeas e invernaderos de rosas, campos de fresas y arrozales, plantaciones de caña de azúcar y campos de tabaco; bosques de pinos y grandes extensiones de cactus, el Pico Duarte, punto más alto del Caribe, y los jardines de coral. La riqueza de La Española se encuentra en su propia diversidad. Además, el diez por ciento del territorio dominicano pertenece a los 14 parques y siete reservas científicas naturales protegidas. El más conocido de todos ellos es el Parque del Este, en la punta suroriental de la isla, aún cubierta de bosque primordial en una región invadida por la caña de azúcar.
Escondidas en la verde espesura hay decenas de grutas con pinturas de los indios tainos. «Quedan muchas por excavar», explica Franco Cotti, arqueólogo y coordinador de ecoturismo de la cercana Venta Club Gran Dominicus. «En 1998, después de tres años de investigación con expertos estadounidenses de la universidad de Indiana, sacamos a la luz decenas de pinturas en una gruta que escondía un lago a 84 metros de profundidad».
Cerca del pueblo turísitico sale un camino: en una hora a pie se llega a la Gruta del Puente, una magnífica galería de arte rupestre, prácticamente abandonada. Saona es una isla muy frecuentada, tal vez demasiado, que también forma parta del Parque del Este, a la que se llega en barco desde Bayahibe. Las playas de Saona son estupendas, pero su aspecto actual es completamente distinto al original. En el año 1945, una docena de colonos, enviados allí por el dictador Trujillo, plantaron cocoteros donde habían cactus y acacias. Hasta la creación del parque, en 1975, la principal actividad de la zona era la pesca submarina: se descendía a grandes profundidades provocando un auténtico estrago de peces. Hoy el turismo es la fuente de sustento del centenar de habitantes de este paraíso, que también suelen frecuentar traficantes de droga y emigrantes clandestinos que intentan llegar a Puerto Rico.

Escrito por en Lugares paradisiacos del mundo

Sin Comentarios

Turismo en Republica Dominicana

El ecoturismo es la nueva apuesta para el desarrollo sostenido del país. Según la Organización Mundial del Turismo (OMT) las vacaciones ecológicas están en continuo crecimiento: desde 1995 el sector está creciendo de forma visible en todos los países del mundo a un ritmo del 15 por ciento anual, contra el 4,5 por ciento de la fórmula «sol y mar». En la República Dominicana, el desarrollo de actividades recreativas en contacto con la naturaleza ha sido aún más rápida. En pocos años han aparecido unas cincuenta pequeñas empresas que ofrecen alojamiento en haciendas rurales, comidas típicas, trekking, paseos a caballo y toda clase de deportes. «El ecoturismo está viviendo un verdadero boom en nuestro país», confirma Bolívar Troncoso, director del Departamento de Ecoturismo y Medio Ambiente, «a pesar de que las empresas no han recibido ninguna ayuda financiera, en 1997 tuvimos 250.000 ecoturistas y el año siguiente fueron casi un millón. Por lo visto, la riqueza natural de la isla también ha conseguido fascinar a los turistas menos interesados en los viaje-naturaleza».
La Unesco ha dado a conocer al mundo el encanto de 1.566 kilómetros de costa, olvidando que estas playas sólo son la montura en la que se encasta una magnífica esmeralda de mil facetas. Esta especie de cocodrilo, situado entre Cuba y Puerto Rico, es, por extensión, la segunda isla del Caribe. La parte occidental, desnuda y árida, pertenece a Haití; mientras que las dos terceras partes restantes son de la República Dominicana, el primer edén de los conquistadores españoles. El 5 de diciembre de 1492, Cristóbal Colón desembarcó en una isla magnífica que en honor de sus mecenas bautizó con el nombre de La Española. Adentrándose en la Cordillera Central en busca de oro, Colón olvidó por un momento sus deberes de rastreador y desde la cima del Santo Cerro, ante el panorama de aquellas montañas cubiertas por una verdísima vegetación surcada de ríos dijo: «Esta es la tierra más hermosa que jamás hayan visto los ojos del hombre».

Escrito por en Lugares paradisiacos del mundo

Sin Comentarios

Avistamiento de ballenas en la península de Samaná

Donde nacen las ballenas:
En verano entre el golfo del Maine, Groenlandia e Islandia, y en invierno en Santo Domingo. La Megaptera novaenglias, más conocida como ballena de la gobba, es un huésped fijo de las aguas de la península de Samaná,. Cada año, entre los meses de enero y abril, la bahía se transforma en una gigantesca sala de partos para estos mamíferos marinos. Sólo nacer, los ballenatos pesan una tonelada y media, mientras que sus madres pesan 50 y miden 15 metros de longitud. La señora de los mares encuentra placton y pececillos en abundancia para garantizar los 220 litros de leche al día para sus crías. La evolución de las ballenas de la gobba se pueden observar desde la costa -cerca de Portillo y Las Galeras- o, mejor aún, a bordo de alguna de las barcas que zarpan de Samaná y de Sabana del Mar. Un gran espectáculo que el año pasado atrajo a 22.000 visitantes.

Escrito por en Lugares paradisiacos del mundo

Sin Comentarios

Visitar Republica dominicana

De todas las playas del mundo pocas tienen un agua tan transparente y una arena tan blanca». Con estas palabras los expertos de la Unesco concluían en 1998 su informe sobre la República Dominicana, país donde en los años setenta se desató un boom turístico que aún hoy perdura. En 1999 visitaron el país cerca de dos millones y medio de personas. Llegaban para pasar unas vacaciones entre palmeras, playas y un mar verde azulado. Con los años, un número cada vez mayor de extranjeros se lanza al descubrimiento de los tesoros naturales de un país que ofrece la posibilidad de viajar entre paisajes muy diversos y pueblos de casitas coloradas, detenerse en los quioscos para tomar un bocado a base de queso y yaniqueques (tortitas fritas elaboradas con harina y agua), descubrir el proceso que sigue un grano de café antes de convertirse en espresso, descansar bajo los enormes arbustos y observar de cerca los animales que cada año recalan en la isla para pasar el invierno y reproducirse. Como la ballena, que cada invierno llega a las aguas de la península de Samaná para dar a luz a sus crías.
Esta lengua de tierra verdísima es una joya de la naturaleza bordeada por decenas de espléndidas playas, como la solitaria Playa Rincón y Playa Bonita, cerca de Las Terrenas, la Saint Tropez dominicana, con sus hotelitos de estilo colonial y sus galerías de arte. En el extremo oriental se encuentra Las Galeras, coronada por palmeras y promontorios rocosos, considerada una de las playas más bellas del mundo, aunque ésta tiene que enfrentarse a la competencia de blancas ensenadas de Cayo Levantado, un islote que despunta al final de la bahía. Al fondo se halla el Parque Nacional Los Haitises, formado por una serie de hongos cársticos cubieros por un tupido bosque pluvial y por un laberinto de lianas y manglares, en el que abundan los pelícanos.
El interior de la península es tan fascinante como la costa. La carretera que une Samaná y Las Terrenas se encarama entre suaves colinas cubiertas por una inmensa extensión de palmeras y árboles frutales entre los que aparecen casitas coloradas. Desde el pueblecito de El Limón se puede salir a caballo hasta las cascadas del mismo nombre. El escarpado recorrido pasa por las haciendas, badea torrentes y sigue entre plantas de café y cacao hasta llegar a un altiplano desde donde se puede admirar el océano y la inmensa vegetación.
Se prosigue a pie hasta el salto, la cascada de 50 metros de altura en cuya base forma una piscina en la que darse un baño con hidromasaje natural incluido. La excursión dura unas tres horas y de regreso se pueden recuperar fuerzas bajo la pérgola de Vitalina, una mujer siempre empeñada en freir yuca, mientras su marido, Miguel Bueno, atiende los caballos, cuya gestión ha recibido de la comunidad local. La suya es una de las 11 empresas que operan en el salto El Limón, creando un modelo de desarrollo sostenido estudiado incluso por la Unión Europea. Más de 200 personas de la zona han abandonado una agricultura de subsistencia y la han sustituido por otra más lucrativa: dar servicios a los más de 20.000 visitantes que cada año llegan hasta esta zona del país. De forma similar se desarrolla la conciencia medioambiental: la naturaleza es la gallina de los huevos de oro y protegerla significa velar por los propios intereses.

Escrito por en Lugares paradisiacos del mundo

Sin Comentarios

Next »