Archivos para 'Napoleon' Categoría

Santa chiara

Es muy sugestiva la visita al claustro del convento de las clarisas, revestido con azulejos del siglo XVIII.

Escrito por en Napoleon,Santa chiara

Sin Comentarios

Napoleón

LA PATRIA CHICA DE NAPOLEÓN:
Ironías de la historia, sería un corso el que años más tarde arruinara el sueño de independencia y devolviera su tierra a la madre adoptiva, Francia: Napoleón Bonaparte, el más francés de todos los franceses. Nacido en Ajaccio el 15 de agosto de 1769, el “Gran Corso” quebró cualquier atisbo de autonomía de la isla en su afán de crear un imperio francés que abarcó buena parte de Europa. No faltan los que peregrinan a Ajaccio para rendirle pleitesía en los mismos lugares, ahora sacralizados, por los que transcurrió la infancia del héroe galo. Hay varias estatuas del emperador en sus plazas y pueden visitarse su casa natal y los salones napo-
leónicos del Hotel de la Ville (Ayuntamiento). Pero el mayor encanto de Ajaccio es pasear por su barrio antiguo y acercarse a comprar productos regionales al mercado central que se instala todas las mañanas en la Plaza de la Marina. Y si hablamos de las señas de identidad de Córcega, además de las torres, puentes y ciudadelas legadas por los genoveses, hay que citar a su árbol emblemático: el castaño. Durante siglos fue la base económica de la isla como alimento para el hombre y para el ganado porcino, además de emplearse en madera, toneles y muebles. Asimismo, en la isla se acuñaron expresiones como la de los “bandidos de honor”, verdaderos héroes locales perseguidos por la justicia, y la vendetta, también típica de sus vecinas Sicilia y Cerdeña, cuando las disputas se dirimían con asesinatos y venganzas. La emigración es el precio que hay que pagar por mantener una isla casi virgen y sin apenas industria, lo que lleva a la población a buscar otro horizonte.
Quizá el turismo en alza, sobre todo el de interior, les permita retornar a sus pueblos y a los olores del maquis que ponían a Napoleón Bonaparte la piel de gallina. Pero un buen corso, aunque se vea obligado a emigrar para sobrevivir, siempre regresa a su país a pasar sus últimos días. Y es que, como informan a este viajero, un dicho local reza: “Haz la tumba en tu tierra e irás al cielo…”

Escrito por en Napoleon

Sin Comentarios