Archivos para 'Napoles' Categoría

Precauciones en italia

Napoles no se ajusta el cliche de ciudad violenta consolidado por las cronicas de sucesos. Aun asi, conviene tomar ciertas precauciones para evitar los tirones, nada raros en el casco viejo. Recientemente se han promulgado varias ordenanzas municipales para ponerles coto; la mas importance se decreto el pasado mes de septiembre y
prohibe que las motocicletas (vehiculos preferidos por los profesionales del tiron) circulen por muchas zonas del centro historico.

Escrito por en Italia,Napoles

Sin Comentarios

Visitar museos de napoles

Una visita cabal de la ciudad y sus museos requiere un minimo de cinco dias; diez en caso de incluir los alrededores. Los meses de primavera son los mas aconsejables para la visita. Por lo demas, en septiembre hay bastantes manifestaciones festivas, especialmente la de San Gennaro (el dia 19, una de las fechas en que tiene lugar la licuefaccion de la sangre) y el festival de musica de Piedigrotta. El periodo navideno tambien esta lleno de encanto: en Viale San Gregorio Armeno y en las callejuelas adyacentes se instalan entonces los tenderetes con las figuras del pesebre, una tradition muy arraigada en Napoles.

Escrito por en Museos,Napoles

Sin Comentarios

¿Donde alojarse en napoles?

La oferta hotelera de Napoles no es demasiado amplia, por lo que sus precios tienden al alza, especialmente durante la temporada alta. Los alojamientos mas economicos se encuentran en la piazza garibaldi y sus aledaños asi como en algunas calles del casco historico. Hay un albergue juvenil, el Ostello Margellina, en la calle Salita della Grotta, 3.

Escrito por en Hotel Habita,Hoteles en napoles,Napoles

Sin Comentarios

Fotos de Napoles

Napóles fija en la retina del viajero imágenes imborrables. Son casi siempre escenas callejeras, cotidianas, adornadas por la impenetrable habla local

Escrito por en Napoles

Sin Comentarios

El paso de la historia de napoles

En Roberto De Simone percibí algo que ya no volvió a sorprenderme al conversar con napolitanos: el orgullo de pertenecer a una cultura refinada. En el norte de Italia arreciaban las proclamas de la Liga, fustigadoras de los meridionali, un eufemismo que etiqueta a los nacidos al sur de Roma. De Simone esquivó el tema y evocó la Ñapóles del siglo XVIII, la capital de la música europea que contaba con cuatro conservatorios y maestros de cámara en todas las cortes europeas. Luego, recordó los episodios que condujeron a la unidad italiana y la llegada de los Saboya, cuando Ñapóles fue relegada a ciudad de segundo orden. Interpreté sus palabras como un noble artificio que insinuaba su menosprecio por quienes izan las banderas de la Padania en los valles alpinos.
Cuando nos despedimos, era casi de noche, y abajo brillaban las luces de Ñapóles. Descendí la pendiente dando tumbos y llegué en pocos minutos a Mergellina y a Porto Sannazaro, donde atracan los yates de la burguesía, que a esta hora, en las terrazas del paseo marítimo, da un sorbo al café y mordisquea el baba, un dulce muy parecido a nuestros «borrachos». Pensé que, para esa minoría que saborea las horas del crepúsculo contemplando el horizonte quebrado por los farallones de Ca-pri, Ñapóles es el paraíso terrenal que describió Goethe en 1787.
«Bajo el cielo más puro, la tierra más insegura», escribió Goethe, aludiendo a la naturaleza volcánica de la bahía de Ñapóles. La sombra del Vesubio pesa como una amenaza permanente sobre la ciudad. Y el culto a San Gennaro, patrono tutelar, tiene mucho que ver con el temor a los terremotos y las erupciones.
Cuenta la leyenda que el cuerpo del mártir fue recogido por un hombre al que había sanado de su ceguera. En tiempos de Constantino, cuando los restos del santo fueron trasladados de la vecina Pozzuoli a Ñapóles, la sangre coagulada se licuó en presencia del obispo san Severo. Desde entonces, la licuefacción se repite dos veces al año, en mayo y septiembre. Es sabido que, así, el santo libra a los napolitanos de la devastación total. Cuando no se produce con puntualidad, las puertas de la catedral, donde se custodian las dos ampollas con su sangre, permanecen abiertas día y noche para que la multitud pueda rezar en su interior. Si el santo se retrasa en exceso, las plegarias dejan paso a los gritos: «San Genna’, fa presto!.

Escrito por en Napoles

Sin Comentarios

Via Santa Maria de constantinopla

En esta antigua calle gremial se concentran  casi todas las librerías de ocasión que existen en la ciudad.

Escrito por en Napoles,Sta Maria di consantinopla

Sin Comentarios

Cafe Gambrinus

El más famoso de la ciudad. Abrió a principios de siglo, y conserva muchos recuerdos de aquella época.

Escrito por en Cafe gambrinus,Napoles

Sin Comentarios

San martino

Fastuoso ejemplo del barroco napolitano. Además, desde ella se divisa una magnífica panorámica.

Escrito por en Napoles,San martino

Sin Comentarios

Campi flegrei

Están al oeste de la ciudad y encierran muchos recuerdos mitológicos. En Cumas, la sibila emitía sus oráculos en el Antro (vísitable). Baia fue balneario romano y tiene un importante recinto arqueológico. Pozzuoli cuenta con el aliciente de la Solfatara y el lago de Averno. Desde allí, una hora de barco lleva a la isla de Ischia.

Escrito por en Campi flegrei,Napoles

Sin Comentarios

Bahia de napoles

A uno y otro lado de la ciudad, la bahía de Ñapóles es un escenario de espectaculares paisajes volcánicos y vestigios de la época romana. Hacia el norte, en dirección a Capua, aparecen más ecos de la historia antigua y moderna.

Escrito por en Bahia de napoles,Napoles

Sin Comentarios

Next »