Archivos para 'Portugal' Categoría

El vino de Oporto

El vino de Oporto se produce en las vertientes escarpadas del alto Duero, una región delimitada desde 1756. Su secreto, entre otros, es que se hace cortando la fermentación con aguardiente. Una fórmula descubierta por los británicos que coparon su comercio y lo lanzaron a la fama. De ahí algunas de sus míticas marcas: Taylor’s, Sandeman, Graham, Cálem. Uno de sus principales impulsores fue un curioso personaje de interesante historia, el barón de Forrester: trazó el primer mapa de la zona y murió ahogado en el Duero en 1862. Hay dos tipos de vino de Oporto: los blend y los vintage. Estos últimos son los mejores al proceder de añadas excepcionales y tener entre 20 y 50 años de envejecimiento.

Escrito por en Portugal

Sin Comentarios

Restaurantes en Oporto

Los restaurantes
♦ Cocina creativa y de autor
Como en toda Portugal, Oporto no es menos para degustar la buena cocina lusitana.Uno de los restaurantes más considerados de la ciudad por su cocina de autor, creativa e imaginativa, es el Bull e Bear (avenida de la Boavista, 3431; teléfono 22610 7669; precio, 4.500 ptas.). Divino Wi-ne Bar Restaurante (Sao Joao de Brito, 383; tel. 226189455) es el lugar para disfrutar y para aprender de vinos con una carta fastuosa con todas las claves para poder elegir (350 €., es el precio aproximado pero siempre en función del vino escogido). Por-tucale (Rúa da Alegría 598; tel. 225 370717) decorado al estilo de los años cincuenta y en el piso 13, es toda una institución en la ciudad por la comida, el servicio y la panorámica excepcional. El precio de una cena puede costar unas 400 € por persona.
♦ Gastronomía casera
Para pescado y marisco dos sitios clave en Matosinhos: Trinca Espinhas (tel. 229350246) calidad y decoración vanguardista; y O Xarroco (tel. 229381649) el rey de la brasa: típico y auténtico, marinero y popular (280 €.). En la playa, y frente al mar, Praia do Ourigo (tel. 22618 95593) un chiringuito delicioso abierto desde las 11 h hasta las 2.30 de la madrugada, que por 350 €., se come muy bien. En la Ribeira, Don Tonho (tel. 222004307), en un viejo almacen de bacalao, cocina portuguesa muy cuidada (370 €.) y en Vila Nova de Gaia, el restaurante Tres Séculos (tel. 223719999), con su excepcional carta de vinos. Para la cocina tradicional de Tras os Montes (embutidos, queso, ternera y caza), Presunteria Trasmontana (tel. 22375 8380). Un rito que no se puede olvidar es comer una francesinha, un exótico bocata de filete y mucho más casi tan típico como los callos, en Francesinhas & Co (tel. 226 068136).

Escrito por en Portugal

Sin Comentarios

Alojamiento en Oporto

Los hoteles.
♦ Refinamiento y tradición
Si buscan un hotel clásico, con historia y con todo el lujo del mundo, nada mejor que el Infante de Sagres (plaza Dona Filipa de Lencastre, 62; teléfono 223398500), en pleno corazón de la ciudad. En este hotel construido en 1951, pero decorado con antiguedades del siglo xvm podrá descubrir el ambiente refinado y la tradicional hospitalidad portuguesa (habitación doble, 23.000/25.000 ptas.). A 10 minutos de la playa y a un paso del Museo de Serralves, se encuentra el lujoso hotel Le Meridien Park Atlantic (avenida de la Boavista, 1466; tel. 226072500). Sus 232 habitaciones (el precio de la doble entre 25.500 y 28.000 ptas.), cuentan con los servicios de los hoteles de cinco estrellas, incluido restaurante.
♦ El turismo llama a la puerta
El Pestaña Porto Carlton Hotel (plaza de la Ribeira; tel. 226068471) es uno de los últimos hoteles construidos en Oporto que el turista agradecerá por su gran encanto. Ocupa cuatro casas antiguas rehabilitadas de la Ribeira y el precio de la habitación doble ronda las 16.000 pesetas. El Hotel da Bolsa (Fe-rreira Borges, 101; teléfono 222026768) si bien es más económico (entre 10.500 y 12.500 ptas., la habitación doble), está en un edificio histórico y muy cómodo, por su localización para las compras y los paseos turísticos. En el interesante barrio de Foz, y al lado de las playas, se encuentra el pequeño hotel Boa Vista (Esplanada do Castelo, 58; tel. 226183175), con 150 años de historia y unas maravillosas vistas a la desembocadura (habitación, 12.700 ptas.).
♦ Albergues como hoteles
Sin perder un ápice de la hospitalidad portuguesa, pero a unos precios muy económicos, están el tranquilo hotel Malaposta (Conceicao, 80; tel. 222 014352) y el albergue Miradouro (Ale-gría, 598; tel. 225370717), con habitaciones dobles a partir de las 6.500 ptas. Cerca del río y el mar, la Pousa-da de Juventude de Porto (Paulo da Gama, 551; tel. 226177257) es una solución buena y barata (4.200 y 5.000 ptas., la habitación doble). Un albergue recién inaugurado con bar, comedor (800 ptas.), jardín y salón con TV y billar.

Escrito por en Portugal

Sin Comentarios

Viaje a Oporto

Oporto.
NUESTRA GUÍA.
Cómo llegar.
Avión. PGA-Portugália Airlines (teléfono 902100145), compañía oficial de Oporto 2001, opera desde Madrid, Barcelona, Bilbao, Valencia y Vigo. Tiene cuatro vuelos directos cada día desde Madrid, con un billete oferta este mes de marzo, siempre con un mínimo de cuatro noches en Portugal, de 2.900 €., más tasas; desde Barcelona, también con cuatro vuelos, el precio es de 4.300 €., más tasas. TAP Air Portugal (tel. 901116718) sólo vuela directamente desde Madrid, lo hace dos veces al día, a partir de 5.000 €. Iberia (tel. 902400500) también vuela sin escala únicamente desde Madrid, cinco vuelos al día y el precio es de 5.635 €.
En coche. Desde Galicia si se coge la autovía es un momento. Para hacerse una idea, desde Vigo a Oporto hay 146 kilómetros, es decir una hora y media de coche. Desde Madrid, hay 616 kilómetros, casi 500 kilómetros de autopista, y desde Zamora, ya casi en la frontera, son 322 kilómetros de recorrido.

Escrito por en Portugal

Sin Comentarios

Turismo en oporto

El proyecto de Rem Koolhaas -nacido en Rotterdam y galardonado con el prestigioso Premio Pritzker de arquitectura en el año 2000- es una gran novedad en una ciudad en cierta medida conservadora y cerrada». Será la sede definitiva de la Orquesta Sinfónica y del Ensemble de Oporto y el lugar de actuación de las jóvenes orquestas que se forman en las escuelas, para crear un puente entre
la formación y la vida profesional y una ligazón entre los músicos jóvenes y la gran orquesta de la ciudad que, como algunos equipos de fútbol, se alimentará de su propia cantera.
En cuanto a equipamientos culturales, el Centro Portugués de la Fotografía y la Casa de la Música son los elementos más llamativos pero, diseminadas por la ciudad, hay y habrá otras novedades como la Biblioteca Almeida Garrett, en los jardines del Palacio de Cristal, ya inaugurada; o la Casa da Animacao, un espacio inédito en Portugal dedicado al cine de animación, cuyas obras aún no se han adjudicado. Una iniciativa singular es la recuperación del Valle de Mas-sarelos, una zona de quintas y huertas en pleno centro que estaba muy degradada, con cinco «Caminos del Romántico» señalizados para recorrer el Oporto de esa época del xix y una pasarela elevada que unirá la ciudad universitaria con la nueva biblioteca. También, muchas remodelaciones -el Coliseo, el auditorio Carlos Alberto y el monasterio de Sao Ben-to- entre las que destaca el Museo Nacional Soares dos Reis que reabrirá sus puertas al público en general el próximo mes de junio.
El urbanismo es otro campo en el que la ciudad trabaja a fondo. Además de muchas actuaciones en el casco histórico, hay que destacar una interesante intervención urbanística a cargo del arquitecto español Manuel de So-lá-Morales: la revitalización del frente marítimo que incluye la conexión de la playa con el Parque de la Ciudad, la desviación del tráfico para pasear a gusto y la construcción de un edificio transparente y otros miradores para disfrutar de la visión del mar, muchas veces embravecido. El transporte urbano por un lado se renueva y por otro se recupera. En medio de las numerosas obras se está construyendo la red de metro y se va a recuperar el tranvía, con un itinerario circular cuyo mejor tramo sigue el margen del río. Con todo ésto la ciudad está bastante socavada, con parte de sus entrañas a cielo abierto, lo que quizá desanime a algunos turistas, pero los verdaderos viajeros apreciarán la emoción de las trincheras y se sentirán espectadores de excepción del momento en que una nueva ciudad está naciendo. Es el precio que se paga a cambio del privilegio de asistir, en vivo y en directo, al momento en que está naciendo una nueva ciudad.
Porque el viejo Oporto sigue ahí, con todo su poder de seducción que le hizo exclamar a un viajero del siglo xix: «Pero cómo es posible que de este Oporto y de su maravillosa situación, que puede competir con lo que Europa tiene de más bello, no nos haya llegado hasta ahora ninguna noticia».
Romana y batalladora, medieval, le-vítica y menestral, romántica y burguesa, fluvial y marinera, con puerto industrial y pesquero, basta un itinerario básico para percibir todo eso. Derramándose en cuesta sobre dos colinas, hendida por el Duero, es un conjunto de dos poblaciones que se miran frente a frente. En una: la catedral, las iglesias y los palacios; los viejos cafés, los comercios antiguos y las oscuras callejas en torno a la deliciosa Ribera, con sus casas de colores, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco; y la modernidad que se extiende buscando el mar, entre el Museo de Arte Contemporáneo de Serralves, que está dirigido por el valenciano Vicente Todolí, y la costa, sembrada de restaurantes y chi-ringuitos. En la otra, las grandes bode-gas de su famoso vinho do Porto] que se produce río arriba, en los terribles acantilados del alto Duero que es la demarcación de origen más antigua del mundo, y que hasta hace poco los grandes toneles de vino se transportaban por el río en los típicos rabelos -embarcaciones de vela latina, semejantes a las góndolas venecianas. Un ambiente único de solera fina, con una impronta entre portuguesa y británica, a caballo entre la industria y la artesanía.
Con el dosmil y ún, como los por-tuenses se refieren coloquialmente a la capitalidad, todo -lo antiguo y lo nuevo, el centro y los barrios marginales- estará animado por 500 espectáculos y 1.000 representaciones de todo tipo: desde el circo y las marionetas a las nuevas tecnologías. Una programación que ha consumido el 12% del presupuesto total y tiene dos ejes estratégicos: la música y la creación audiovisual y multimedia, porque, como dice Manuela Meló, coordinadora de semejante maratón, «hoy estamos en esos circuitos o no seremos nada». Pero a la vez recupera las tradiciones y la memoria del pasado, que es la base de toda cultura. Este año la fiesta de San Juan de Oporto, la más llamativa de Portugal, abrirá el fuego de las «Dos mil y una noches del verano» que tendrán su momento más espectacular-con El puente de los sueños, una gran escenografía que revive un episodio histórico, la destrucción del antiguo Puente de las Barcas, que culminará en la orilla del río. No podía ser de otra manera. La situación geográfica de Oporto ha marcado siempre su historia y ahora puede ser hasta una metáfora: igual que aquí el Duero se convierte en océano, la ciudad se transforma al entrar en el futuro.

Escrito por en Portugal

Sin Comentarios

Visitar Oporto

Oporto comparte con Rotterdam la capitalidad europea de la cultura del 2001. A raíz de esa designación, ha orquestado una magna operación que va mucho más allá del marketing coyuntural y turístico. Con un presupuesto de 34.000 millones de pesetas, emplea a fondo sus recursos en restaurar su rico patrimonio y en construir grandes obras que se conviertan en el emblema del nuevo siglo.
Todo se renueva y se reconvierte. En pleno centro histórico, la Cadeia da Relacao es la nueva sede del Centro Portugués de la Fotografía, que se inaugurará entre marzo y abril. El edificio ocupa toda una manzana y es impresionante tanto por su arquitectura y dimensiones como por la estremecedora historia que guardan sus viejos muros. Lo recorremos aún en obras y escuchamos ese relato de viva voz de su directora, Teresa Siza, hermana del famoso arquitecto portuense Alvaro Siza Vieira. «Antes era la cárcel y el tribunal de justicia. Se construyó en el siglo xviii pero había otro anterior que el rey Felipe II dio a la ciudad, cuando también reinaba en Portugal. Fue un poco el premio de la traición porque, en la transición de la monarquía portuguesa, Oporto se puso del lado de los Austrias». Entonces era de madera y se levantó sobre el cementerio de los ahorcados, por lo que pesaba sobre él una doble maldición.
El edificio tiene tres plantas en torno a un patio central y estaba organizado por clases sociales. «En la primera estaban los más pobres, sólo comían pan y agua y para salir al patio los descolgaban por un agujero a varios metros de altura; a los de la segunda les podían traer la comida sus familiares, y los personajes importantes, que estaban en la última, podían tener armas, circular libremente por el interior y hasta salir y comer en sus casas. Eso explica que aquí nunca hubiera cocina y que el gran escritor portugués Camilo Castelo Branco, condenado por adulterio, escuchara la historia de otros presos que luego utlizó en sus Memorias de la cárcel».
La Cadeia da Relacao siguió siendo prisión hasta la Revolución de los Claveles en 1974. Ahora, tras la rehabilitación efectuada por los arquitectos Sou-to Moura y Humberto Vieira, es un lugar público y abierto con todas las instalaciones necesarias para convertirse en uno de los mejores centros de fotografía de Europa. Sus lóbregas dependencias se han transformado en estancias singulares para la creatividad. Bajo sus bóvedas estará el archivo histórico con 4 millones de imágenes y la colección nacional de fotografía con más de 1.500 pruebas de artistas. Los estudiantes dispondrán de cursos y talleres, con estudio y una cámara oscura colectiva. Los profesionales podrán utilizar los laboratorios individuales para desarrollar proyectos personales. Y todos los aficionados podrán disfrutar de exposiciones temporales en diversas salas. De ellas, la más espectacular es la antigua sala del tribunal de justicia con un enorme balcón de esquina desde donde se hacían públicas las sentencias. Allí el Gobernador de la Relación -que hasta el siglo xix era la máxima autoridad política de Oporto- recibía a las gentes en una tumbona. Hoy, entre esas enormes paredes decoradas con estuco, se inaugurará una muestra con cuatro instalaciones sorprendentes con el tema común de «El lugar y el discurso del poder».
La arquitectura no ha sido lo prioritario en el calendario de ejecución, pero promete ser deslumbrante y se espera que actúe como un polo de atracción tan poderoso como lo es el Guggenheim en Bilbao. «La nueva Casa de la Música será sin duda un icono en la ciudad», Pedro Burmester es portuense y sabe lo que dice. A sus 36 años, este pianista se ha dedicado con pasión y profundidad a poner en pie este proyecto integral, a costa de reducir a más de la mitad sus conciertos. «Oporto tiene una escuela de arquitectura famosa, con señas de identidad y nombres propios, con Alvaro Si-za a la cabeza. Pero no tiene ningún edificio construido por un arquitecto extranjero de renombre internacional.

Escrito por en Portugal

Sin Comentarios