Tag Archive 'canal castilla'

Castilla de la mancha

LA MÚSICA DEL SILENCIO
Muy cerca, los restos de una fuente visigoda, heredera de un antiguo manantial que los romanos tuvieron por sagrado, justifica el topónimo y trae a la memoria del viajero otras aguas, las que viene siguiendo durante tantos kilómetros.
Y es que pocos sones, pocos murmullos, y menos ruidos, nos acompañan en nuestro viaje. La música de Castilla no es más que el silencio de sus campos, un silencio que casi se palpa y que, en los márgenes del Canal, únicamente rompen un perro que trisca en el llano, los ecos lejanos de los corrales, el galope de una caballería… y, sobre todo, el rumor del agua que corre imparable hacia Valladolid. Allí, en la capital que un día fue corte imperial, rendirá finalmente sus aguas el Canal de Castilla, ese río imaginado por quienes soñaron convertir mares de trigo en aguas navegables.

Escrito por en CANAL DE CASTILLA

Sin Comentarios

Historia de castilla

Viajar por Castilla es discurrir también por la historia, y nada mejor que seguir el Canal para comprobarlo. Todavía recuerdo cuando, abierta a mi mirada la esclusa de Calahorra de Ribas, un pastor de la zona, que casualmente se había cruzado en mi camino, me comentó: «Fíjese si hubo aquí gloria, que quisimos llegar al mar».
Su absoluta naturalidad me obligó a recordar que, en Castilla, la historia, más que aprenderse, se lleva puesta. Desde el muchacho que crece ajeno por completo a la importancia del castillo junto al que juega, hasta el pastor que contempla como propias las ermitas y monasterios del camino, el arte y la historia son para los castellanos unos hechos, de tan habituales, casi domésticos.

Escrito por en CANAL DE CASTILLA

Sin Comentarios

Alar del Rey

UN CAMINO DE AGUA.
Los 207 kilómetros del Canal arrancan en Alar del Rey, junto a la cabecera del Pisuerga, y, superando una a una sus 49 esclusas, cruzan la meseta, como tantos otros labriegos, en busca de la capital, Valladolid. A medio camino, sus tres ramales (el del Norte, el de Campos y el del Sur) se reúnen en forma de una Y invertida para abastecer de agua a la capital.
Puesto que en Alar del Rey empieza el Canal, de esta localidad partiremos también nosotros. Seguiremos la estrecha cinta de agua, abierta entre dos carriles de tierra por donde las caballerías, una a cada lado, arrastraban en tiempo las barcazas. La acompañaremos a lo largo del camino que hoy recorre en solitario, olvidada ya la época en que la surcaban hasta 360 embarcaciones cargadas de grano. Nos miraremos en sus calmas aguas, que riegan las 50.000 hectáreas de la Tierra de Campos y dan refugio confortable a las muchas aves que habitan la zona.
Los paisajes que esperan al viajero son agrícolas.

Escrito por en CANAL DE CASTILLA

Sin Comentarios