Tag Archive 'cataratas iguazu'

Visite las Cataratas del Iguazú

Cataratas, codiciado ítem turístico que compartimos con Brasil, arrancó en el 2001 con importantes novedades. Del lado argentino, si bien las obras aún no están terminadas, ya es un hecho que una vez pasado el control de acceso todos los vehículos -sean particulares o de excursión- deben quedar en el estacionamiento del Centro de Visitantes Ivyra reta. La única salvedad es para los huéspedes del Sheraton que llegan con reserva previa y sí pueden seguir motorizados hasta el hotel. A partir del Centro, se inicia el recorrido en el flamante trencito a gas, que sale cada 1 5 minutos con rumbo a la estación Cataratas y cada 25 a la estación de Garganta. Además del área institucional del Centro, los turistas disponen de restaurante, un fast-food, un espacio de artesanías, baños y anfiteatro.
Nuestros vecinos brasileños, por su parte, reinauguraron el Centro de Interpretación, donde también hay que abandonar el auto y encarar el paseo, en este caso en ómnibus ecológicos. Abrieron un restaurante, el Porto Canoas, al final de los circuitos.
Lo demás, ya se sabe, es lo de siempre, como viene siéndolo desde hace milenios. Una colosal masa de agua cae y cae y cae, inagotable, siempre rugiendo en el vuelco incesante al que la ralla geológica obliga al río Iguazú antes de unirse al Paraná. Así de simple es la explicación y así de portentoso es el resultado: con un ancho de 1km, el Iguazú arrastra un caudal de unos 1.800 tu 5 de agua por segundo para caer, inmediatamente después, desde una altura de 70 metros en un frente de casi 3km.
Verlas una vez es no olvidarlas jamás; es quedarse sin habla frente a tanta fuerza hidráulica, es vivirlas en su entorno subtropical de tupidos verdores y de tierra rabiosamente colorada, envueltas en su propia bruma. Nada se compara.
La selva misma es un hechizo difícil de eludir, en el que aletean tucanes, vencejos -el ave símbolo del Parque Nacional—, boyeros, esos hábiles tejedores que construyen sus nidos alargados como sacos en las extremidades de las ramas de las palmeras, y mariposas increíbles, con coloridos que pueden sorprender en cada recoveco de los senderos y sus frondas. Curiosos de la botánica, tienen en este habitat sus razones para eternizarse identificando yuyos y lianas, orquídeas y bromelias. Y árboles. Aquí el palo rosa, allá lapachos; acá el escaso incienso misionero, o vira payé, y más allá el ceibo de la selva; bauinias, pindó, timbó, petiribí, samohú, tan parecido este último al palo borracho hasta en la flor.
Las cataratas y su habitat son para alucinar horas y horas. Si quiere hacerla completa, instálese un par de días en el hotel Sheraton cuyas terrazas miran a la Garganta del Diablo. Ubicación de lujo -que se magnifica en noches de luna llena- para gozar de una vista de privilegio. Los saltos se adivinan tras la perpetua nube de vapor que generan en su caída al abismo, y tras ese revuelo blanco de millones de gotitas de agua en suspensión, está el gran río metiendo bulla, el que nace en la Serra do Mar y atraviesa el territorio brasileño. Lo que viene después, ya se sabe, ya se dijo una mil veces. El río ruge y se despeña, se parte en incontables saltos e inventa esa maravilla del mundo llamada Cataratas del Iguazú.

Escrito por en Argentina,Cataratas del iguazu

Sin Comentarios

Las cataratas del iguazu

Las cataratas del iguazu

Las cataratas del iguazu reúnen 270 saltos. El Parque Nacional tiene 2.000 especies de vegetales y 400 de aves.
El visitante puede elegir desde el “Iguazú Grand Hotel”, un cinco estrellas de lujo que acaba de recibir un “Osear” de la industria de viajes como el mejor resort y casino de América del Sur, hasta una cabana o posada modesta pero cómoda en el centro de la ciudad.

Escrito por en Cataratas del iguazu,Iguazu,La Garganta del Diablo

Sin Comentarios

Cataratas del iguazu

Cataratas del iguazu

Cataratas del iguazu un paraíso de selva y agua.
Un recorrido por las cataratas más impactantes del mundo. Trekking, gomones, safaris y compras.
Mientras se camina por los 1.100 metros de la pasarela metálica, reconstruida después de la creciente de 1983 que arrasó con los puentes, uno se olvida del cansancio y del sol que castiga fuerte desde la mañana.

Escrito por en Cataratas del iguazu,Iguazu

Sin Comentarios