Tag Archive 'historia de polonia resumida'

Historia de Polonia

Historia de Polonia

POLONIA: LA ÚNICA NACIÓN DEL MUNDO QUE HA SIDO REPARTIDA:
El primer reparto de Polonia tuvo lugar en 1772, y fue propuesto a Catalina la Grande de Rusia por el rey Federico II de Prusia y por la emperatriz de Austria, María Teresa, para contener la política expansionista de la zarina. Las tres grandes potencias europeas de aquella época se distribuyeron una cuarta parte de Polonia, haciendo disminuir su población en cinco millones de habitantes.
El segundo desmembramiento, perpetrado en 1793, dejó a Polonia reducida a menos de las dos terceras partes de la extensión que había tenido hasta 1772, y fue acordado bilateralmente entre Rusia y Prusia. En 1796, después de consumado el tercer reparto de Polonia —de nuevo con la participación de Austria— la nación polaca desapareció del mapa de Europa como entidad política.
En 1807 —bajo los auspicios del entonces triunfante Napoleón Bonaparte— una pequeña porción del territorio polaco recobró su independencia con el nombre de Gran Ducado de Varsovia; pero, a la derrota de Napoleón en 1814, el célebre Congreso de Viena —convocado por el canciller austríaco Metternich para reestructurar a Europa de acuerdo con los intereses de los vencedores— convirtió al Gran Ducado en reino, y nombró rey… ¡al zar de Rusia! Con esto, Polonia volvió a ser obliterada, permaneciendo así —aunque en incansable lucha por recuperar su independencia— por más de un siglo. Al fin, en 1918, al terminar la primera guerra mundial, resurgió de nuevo como república independiente. Pero, a los 21 años, el infortunado país fue objeto de una nueva y efectiva agresión por parte de Rusia y Alemania, la cual culminó en un quinto reparto —aunque los libros de historia no lo llamen así.
En 1939, ya no reinaban en aquellas potencias los Hohenzollern ni los Romanoff. En Alemania gobernaba Adolfo Hitler, quien era visto como un mesías por su pueblo; y en Rusia, Josef Stalin presidía un régimen que se autotitulaba “revolucionario” y proclamaba “el derecho de las masas populares a liberarse de la opresión”. Ambos concertaron ese año un pacto de no agresión. Y así, arbitrariamente, trazaron a capricho sobre el mapa de Polonia una línea: al Este de la misma imperaría la Unión Soviética, mientras que la porción occidental estaría bajo el poder del Tercer Reich. El territorio que quedaba en el centro se convertiría en un protectorado alemán.
Las operaciones militares —iniciadas por Alemania el primero de septiembre— demoraron, en conjunto, sólo 27 días. Al concluir las mismas, Polonia había sido dada de baja nuevamente del concierto de naciones libres.

Escrito por en Europa

Sin Comentarios